Necesidades de energía del organismo humano

Las necesidades de energía del hombre se componen de las tres partidas siguientes:

  1. Necesidades de mantenimiento.
  2. Costo de la actividad física.
  3. Efecto térmico de los alimentos.

Las necesidades de energía de mantenimiento corresponden idealmente, como ya se ha dicho, a la cantidad mínima de energía necesaria para sufragar el costo del mantenimiento del organismo y sus funciones, en ausencia de actividad física, en ayunas y en un medio de temperatura confortable. Corresponden, como también se ha dicho, a la medida que denominados metabolismo basal. Pero el metabolismo basal es utilizado en medicina principalmente como una prueba diagnóstica y esto hace que su significado como expresión de las necesidades de energía de mantenimiento sea olvidado frecuentemente en la literatura médica, debido en parte a la introducción en clínica de otros métodos diagnósticos.

Las necesidades de energía se expresan habitualmente, como ya hemos hecho, en términos de kilocalorías. Debo, pues, recordar al lector que una kilocaloría es la cantidad de calor necesaria para elevar en un grado centígrado la temperatura de un kilo de agua. La kilocaloría utilizada en los cálculos dietéticos es la kilocaloría 15, que es la cantidad de calor necesaria para elevar la temperatura de un kilo de agua de 14,5 a 15,5 grados centígrados. Esta unidad tiende a ser sustituida en la actualidad por la unidad absoluta de energía, el julio. La ventaja teórica de esta unidad es su independencia de la forma de energía de que se trata. No obstante, en esta obra utilizaremos la kilocaloría por ser la unidad más empleada en los estudios de nutrición y porque la medida directa o indirecta de la producción de calor es la forma en que expresamos habitualmente los cambios de energía en el organismo humano. No hay, por otra parte, dificultad alguna en pasar de kilocalorías a kilojulios sabiendo que una kilocaloría es igual a 4,18 kilojulios y que un kilojulio equivale a 0,239 kilocalorías.

vivir sanamente

Para un varón normal de veinticinco años, las necesidades de energía de mantenimiento pueden estimarse en una kilocaloría por kilo de peso, por hora. Si esta persona pesa 70 kg., sus necesidades diarias de mantenimiento pueden cifrarse en 70 24 = 1.680 kilocalorías. Esta cantidad de energía corresponde aproximadamente a la consumida por una bombilla de 80 watios.

Para una mujer, de la misma edad, podemos calcular que sus necesidades de energía de mantenimiento son del orden de 0,95 kilocalorías por kilo, por hora. Si esta persona pesa 55 kg., sus necesidades diarias serán, por tanto: 0,95 55 X 24 : 1.254 kilocalorías, que vienen a corresponder al gasto energético de una bombilla de 60 watios.

Deja tu comentario!